Verdad.

En mis palabras quizás no se pueda escuchar,
Lo que mi corazón desgarrado desea gritar.
Ya no valen mis mentiras ni la densa oscuridad,
Sino la luz de tu amor que quiere brillar.

Ya no vale más en mi lo que traigo sino lo que tú me das.

Grandes Santos alaban tu nombre,
Y te proclaman desde siempre Soberano, Rey,
Ellos conocían también tu dulzura,
No sólo la fuerza de tu poder.

Llegará Señor el día,
En que no habite en mí, otra cosa sino tu amor?

Pocas son mis virtudes,
Y largo camino me ha de faltar,
Pero confío en tu Misericordia,
Que a tus atrios un día me ha de llevar.

web

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s